Facebook Twitter Youtube
Nano Rivas, durante la temporada pasada en Tarragona.

Nano Rivas, durante la temporada pasada en Tarragona.

Mientras Luismi Sánchez sigue sumando minutos y partidos completos en las filas del Gimnàstic de Tarragona, el club catalán quemaba este sábado su última bala. Después de la derrota (2-0) del equipo tarraconense ante el Rayo Vallecano en el Estadio de Vallecas, Juan Merino era destituido de su puesto y un exjugador del Real Valladolid, como Nano Rivas, ya exentrenador del filial del Getafe CF y ex del equipo catalán la pasada temporada, cuando realizaba labores de segundo entrenador, llega hasta el Nou Estadi para hacerse con el poder del equipo en las últimas tres jornadas.

Luismi Sánchez celebra el segundo gol catalán (Foto: LaLiga).

Luismi Sánchez celebra el segundo gol catalán (Foto: LaLiga).

El Real Valladolid, en su objetivo de llegar a la zona de play off, depende de sus partidos. Si llega a esta situación es, entre otros muchos encuentros, gracias a la remontada del Gimnàstic de Tarragona sobre el Real Oviedo. El equipo de Juan Merino, con Luismi Sánchez como titular y disputando íntegro el duelo, conseguía arrancar dos puntos de las manos a los asturianos. Tras ir perdiendo por dos goles, los tarraconenses lograron anotar dos tantos para firmar un empate muy valioso para la clasificación blanquivioleta pero, sobre todo, para su objetivo de salvar la categoría.

Ibán Salvador, Luismi Sánchez y David Mayoral, en sus presentaciones.

Ibán Salvador, Luismi Sánchez y David Mayoral, en sus presentaciones.

Tras el pasado fin de semana, la temporada del Gimnástic de Tarragona y del UCAM Murcia va a ser larga. Por lo tanto, Luismi Sánchezpor un lado, y David Mayoral e Ibán Salvador, por el otro, van a tener que sufrir y pelear en las próximas cinco jornadas ligueras. Tanto los catalanes como los murcianos tendrán que soportar la presión de cuatro finales de gran envergadura y el duelo final entre ambos que dictará cuál es el final de ambos. Antes de ese duelo en el el que el duelo de Francisco Rodríguez visite al de Juan Merino, ambos habrán tenido que afrontar un largo camino. Cuatro largas semanas con enfrentamientos directos, duelos ante equipos con objetivos ambiciosos y conjuntos con poco o nada en juego.

Luismi Sánchez, durante el duelo en el Carranza (Foto: LaLiga).

Luismi Sánchez, durante el duelo en el Carranza (Foto: LaLiga).

Y 70 días después, Luismi Sánchez, futbolista del Real Valladolid cedido en el Gimnàstic de Tarragona, regresaba a los terrenos de juego tras una importante lesión muscular. A finales del mes de febrero el jugador caía lesionado. Era en el Estadio de La Romareda y lo hacía en el peor momento. Asentado en el once titular de Juan Merino, la lesión dejaba cojo al equipo y rompía muchas de las esperanzas del equipo catalán a nivel defensivo. Básiso para el exentrenador del Real Betis, Luismi compaginaba su función en el centro del campo con apariciones en línea de cinco defensas.

Luismi Sánchez, en su primer entrenamiento en Tarragona.

Luismi Sánchez, en su primer entrenamiento en Tarragona.

Tras más de dos meses, Luismi Sánchez salía de la enfermería durante la semana pasada en una época muy importante para su equipo, el Gimnàstic de Tarragona. El equipo de Juan Merino, inmerso en la pelea por salvar la categoría, recibía al Reus Deportiu en un derbi que podría marcar muchas de las esperanzas de ambos equipos. Para este histórico duelo, el gaditano cedido por el Real Valladolid regresa al equipo. Era citado ocho jornadas después en la penúltima fase de su recuperación. La última llegará el día que vuelva a saltar de corto porque, en la dolorosa derrota tarraconense, el '16' no saltó al campo. Vivió el agónico tanto de Reus desde el banquillo.

Luismi, en un entrenamiento en Tarragona (Foto: Nástic).

Luismi, en un entrenamiento en Tarragona (Foto: Nástic).

El Gimnástic de Tarragona recibía una buena noticia este martes y, de paso, el Real Valladolid. El club catalán, desde su página web, hacía oficial el parte de lesiones del primer equipo y en él no estaba Luismi Sánchez, el futbolista cedido por el equipo blanquivioleta. El gaditano abandona la enfermería tras casi dos meses en el dique seco. Lesionado el 26 de febrero en la victoria tarraconense (1-2) en el Estadio de La Romareda, la recuperación del centrocampista fue más larga de lo previsto. Definida, inicialmente, para un mes, la ampliación de los plazos de recuperación se doblaron hace unas semanas al conocer que la rotura fibrilar era más importante de lo que se había marcado en un inicio. Entre tanto, Luismi Sánchez ya se había perdido el duelo ante el Real Valladolid.

Luismi Sánchez, en un entrenamiento en Tarragona (Foto: Nástic).

Luismi, en un entrenamiento en Tarragona (Foto: Nástic).

El pasado 26 de febrero, durante la visita del Gimnàstic de Tarragona al Estadio de La Romareda, Luismi Sánchez, futbolista cedido al club catalán por parte del Real Valladolid, vivía un duro momento. Una situación que, con el paso de las semanas, ha ido empeorando. En aquel duelo ante el Real Zaragoza el centrocampista gaditano sufría una lesión muscular. Concretamente, "una rotura fibrilar de grado I en el bíceps femoral de su isquiotibial derecho", según informaba el club catalán. El plazo de recuperación era de un mes pero, transcurrido dicho tiempo, el futbolista no ha regresado ni a la dinámica del equipo de juego ni tampoco de entrenamientos.

José durante un encuentro de esta temporada.

Jose anota un gol ante el Mirandés (Foto: Andrés Domingo).

Los problemas para Paco Herrera se acumulan y las carencias de este Real Valladolid comienzan a ser patentes en este tramo final de la temporada. La falta de gol en las últimas jornadas es una de ellas. Cuatro tantos anotados en los cinco partidos más recientes no es una cifra baja de por sí, pero la realidad es que al cuadro blanquivioleta le falta pegada. Jose Arnáiz, con ocho goles y pichichi del equipo junto a Juan Villar, es la prueba de ello tras cinco jornadas sin ver puerta.

Facebook Twitter 15
Drazic, durante el partido frente al Nàstic.

Dejan Drazic, en el partido frente al Nàstic de Tarragona.

Dejan Drazic tuvo un pie y tres cuartos del otro fuera del Nuevo Estadio José Zorrilla. Era público y sabido que el serbio no contaba para Paco Herrera. La falta de fichajes, la situación de Cristian Espinoza y su poco interés en recalar en otro equipo dio al traste con su salida, posible hasta hace solo unos días. Sin embargo, su rol ha cambiado desde hace tres semanas. Después de diez jornadas ausentes, volvió en el Estadio de El Alcoraz y repitió este pasado sábado en Zorrilla, donde no jugaba en Liga desde el 26 de noviembre.

Facebook Twitter 19
El Desmarque