Facebook Twitter Youtube
Becerra despeja una ocasión de la Cultural.

Becerra despeja una ocasión de la Cultural (Foto: Cultural Leonesa).

El inicio de temporada del Real Valladolid no deja de sorprender a propios y extraños. No solo cumple el equipo A en LaLiga 1|2|3, también lo hace el B en Copa del Rey... ¡y de qué manera! Los menos habituales dominaron, se adelantaron, mataron y terminaron por destrozar a una Cultural y Deportiva Leonesa, que solo pudo asistir al derroche del Pucela en un Reino de León que se rindió ante la manifiesta superioridad del conjunto dirigido por Luis César Sampedro.

Luismi Sánchez, en el Sevilla Atlético-Real Valladolid.

Luismi Sánchez, en el Sevilla Atlético-Real Valladolid.

Según las revistas especializadas en el motor, el Lamborghini Veneno es uno de los coches más caros del mundo. 4,1 millones de euros es el precio que tienes que pagar si quieres disfrutar de él y de sus 350 kilómetros por hora de velocidad máxima. Monta un motor 6.5 V12 de 750 CV y su interior cuenta con la tecnología más avanzada. Sin embargo, para que el coche arranque todo depende de una simple batería, como la que lleva cualquier otro vehículo de la calle. Si la batería se gasta, está defectuosa o no funciona, el coche no arranca por muchos millones de euros que nos hayamos gastado en él.

Aficionados del Real Valladolid en el Estadio Reino de León.

Aficionados del Real Valladolid en el Estadio Reino de León.

En un reencuentro que tuvo de todo, cuesta quedarse con algo en particular. El derbi regional entre la Cultural y Deportiva Leonesa y el Real Valladolid fue vibrante de inicio a fin y con alternativas en el marcador. Penaltis, goles, paradas y emoción, mucha emoción a lo largo de los 90 minutos de juego en un Estadio Reino de León que tuvo que esperar 42 años para volver a ver el derbi autonómico. Sin ninguna duda, mereció la pena.

Paco Herrera, pensativo, en un encuentro con el Pucela.

Paco Herrera, pensativo, en un encuentro con el Pucela.

Ahora leo que la gente se lamenta de que Paco Herrera, muy posiblemente, no continúe en el Real Valladolid. Ahora oigo que quizá se le debería haber mostrado más cariño anteriormente. Ahora dicen que no se debería haber dudado de él. Ahora parece que es un buen entrenador. Ahora el equipo está en play off. Ahora, ahora… Ahora me gustaría saber si se podría repetir lo mismo si el equipo perdiera los dos partidos que faltan...

Para Pedro, el Real Valladolid vive en ámbar.

Para Pedro, el Real Valladolid vive en ámbar.

Todo buen conductor sabe que una de las primeras premisas al ponerse al volante es no dudar nunca que hacer al encontrarse un semáforo en ámbar. O paras, o sigues, pero si dudas la posibilidad de tener un accidente por detrás o por delante se multiplica. El Real Valladolid lleva mucho tiempo delante del semáforo en ámbar, y siempre duda. Desde que se descendió a segunda, el director deportivo duda cada año en cuál es el perfil ideal de entrenador.

De Tomás cae al césped mientras pelea por un balón en Sevilla.

De Tomás cae al césped mientras pelea por un balón en Sevilla.

Se ha hablado mucho de proyecto durante toda la temporada, pero, después de la goleada recibida por el Real Valladolid en el campo del Sevilla Atlético, todo hace indicar que el actual ha llegado a su fin a ocho jornadas para que la temporada regular llegue a su fin. Un partido que podía haber enganchado de nuevo al equipo a la zona alta terminó convirtiéndose en la peor pesadilla posible, que, a pesar de la situación, pocos imaginaban unas horas antes.

Los jugadores del Pucela celebran un gol.

Los jugadores del Pucela celebran un gol (Foto: Andrés Domingo).

Después del Real Valladolid-Córdoba CF me resigno a encontrar eso que llaman la felicidad completa, al menos cerca de todo lo que a fútbol se refiera. Cuando los de blanco y violeta juegan bien, acaban perdiendo. Cuando van ganando, algún error extraño e impropio de un equipo profesional te rompe la alegría. Cuando empatan, no puedes disfrutar tampoco porque, o el punto es malo por la escasa entidad del rival, o si es bueno lo logran cuando un solo punto no vale para el objetivo. Y cuando ganan, por supuesto, es con un juego malo y que no invita al optimismo.

Los jugadores del Pucela celebran el gol del empate en Alcorcón.

Los jugadores del Pucela celebran el gol del empate en Alcorcón.

Hacía falta una victoria así; el Real Valladolid la necesitaba como el comer. Y más tras los cambios que Paco Herrera introdujo en el equipo de inicio. Unas variaciones criticadas antes del encuentro, que tenían continuación al encajar el gol de la AD Alcorcón en un fallo defensivo a balón parado, pero que se apagaron después de que los blanquivioleta obraran la remontada con goles de Juan Villar.

Juan Villar se lamenta tras una ocasión fallada.

Juan Villar se lamenta tras una ocasión fallada (Foto: Andrés Domingo).

Una tras otra, decepción tras decepción. Como si lo lleváramos marcado ya en el ADN, el Real Valladolid se empeña en despertar al aficionado de cualquier sueño que parezca ofrecer. Da igual qué jugadores tengamos o quien sea el entrenador, la historia se repite año tras año. De los 15.000 que había viendo la película, muchos se han cansado de ver siempre la misma historia, mientras otros continúan como en aquellos cines de antaño de sesión continua, no sé si por rutina, amor o esperanza de que el operador algún día cambie el argumento pero, a este paso, hasta el Santo Job se va a dar de baja de este equipo. Porque, mientras algunos clubes buscan la Primera, la Sexta o la Duodécima, si existiera la Champions League de la decepción, en el Pucela nos llegaríamos por la Enésima.

Alineación del Real Valladolid en el amistoso de León.

Alineación del Real Valladolid en el amistoso de León.

Si hace una semana el Real Valladolid sacaba más conclusiones negativas que positivas en el amistoso de Burgos, siete días después, predominan las buenas después de lo visto en el terreno de juego del Estadio Reino de León frente a la Cultural Leonesa. No es que el Pucela hiciera un partido demasiado solvente, pero cumplió ante un líder del Grupo I de Segunda División B que le exigió, sobre todo, en los primeros compases del duelo, en los que Isaac Becerra salvó del gol a los suyos hasta en tres ocasiones.

El Desmarque