Facebook Twitter Youtube
Derrota en el debut del técnico catalán

Sergio González exige su "margen de maniobra"

Escrito por Ángel Velasco B.

Domingo, 15 Abril 2018 17:53
Facebook Twitter 40
Reportar vídeo Reportar

        
Real Valladolid
0
1
Sporting Gijón
Goles

0-1 (2') - Rubén

Alineaciones

Real Valladolid

Masip; Moyano, Kiko, Calero, Nacho; Borja, Luismi (Gianniotas 64'); Hervías (Toni 77'), Míchel, Plano y Mata.

Sporting Gijón

Mariño; Calavera, Álex Pérez, Barba, Canella; Bergantiños, Sergio; Carmona, Rubén (Pablo 79'), Isma (Jony 59'); y Nano (Nacho 85')

Árbitro

Cordero Vega, del colegio cántabro

Tarjetas

Amarillas para Borja (18'), Nacho (49'), Moyano (63') y Gianniotas (83'), por parte local, y Calavera (35') y Bergantiños (81'), por la visitante

Incidencias

Nuevo Estadio José Zorrilla. 14.184 espectadores

La visita del Real Sporting de Gijón al Nuevo Estadio José Zorrilla estaba marcado por Sergio González. Un cambio de entrenador siempre predonima en una previa, incluso sobre una racha tan buen de resultados como la que defendía el equipo asturiano en la previa. El conjunto de Rubén Baraja, tras siete victorias consecutivas, llegaba a Valladolid con pies de plomo. No quería sustos ante un rival que no sabía cómo iba a responder, como aseguró el técnico vallisoletano en la previa.

Tras 90 minutos, la primera respuesta del Real Valladolid de Sergio González es de tranquilidad, pausa y paciencia. Si en la previa se la preguntaba al entrenador catalán cómo está el "tema", tras la primera prueba competitiva, el ex del RCD Espanyol pide todo ese "margen de maniobra" al que hacía referencia en su presentación. En sus primeras palabras en Valladolid, Sergio se quiso asegurar el voto de la confianza del tiempo. Pedía unas pocas semanas para que se pudiera ver su idea. Ahora, tras los primeros 90 minutos, esa petición se ha visto justificada y argumentada.

Tras encajar un gol en el primer acercamiento rival, los de Sergio González pierden el primer partido tras el cambio de entrenador. Un mal inicio y un mal control en la primera parte condenaron a un Pucela que cambió su idea y su estilo en los segundos 45 minutos. Una versión más directa, más profunda y ofensiva pudo dar resultado pero los detalles no estuvieron con un equipo que, a nivel resultadista, lo único que ha cambiado con el cambio de entrenador es la fortaleza en casa, donde suma una derrota tras más de cuatro meses.

Un gol; una pequeña sentencia

Con un once que podría haber firmado Luis César Sampedro ya que Sergio no realizó ningún cambio llamativo, ni de esquema ni de nombres, el Real Valladolid arrancaba el partido y lo hacía perdiendo. Aquello que tanto se le achacó al entrenador gallego quedaba repetido tras su marcha. El Real Valladolid entraba frío al partido y una muy mala defensa de una caída en banda de Nano Mesa y una incorporación de Rubén García terminaba en el primer gol del partido.

Si el Sporting de Gijón ya estaba fuerte y convencido de su idea, el tanto al poco de comenzar el partido lo fomentaría más. Con el 0-1 en el marcador, Rubén Baraja y los suyos dieron un paso atrás. Dejaron líneas, espacios y dominio al Real Valladolid pero en las zonas que ellos querían. El Pucela se sentía mejor con el paso de los minutos pero de una forma muy irreal. Esa sensación era muy difícil de recobrarse en acciones de verdadero peligro sobre Diego Mariño.

Es cierto que el excancerbero del Real Valladolid estuvo exigido pero sólo en acciones a balón parado y en centros laterales que atrapaba sin cierto peligro. Los de Sergio González estaban sobre el área rojiblanca pero sin aparente peligro y así se terminaba la primera parte. Un Sporting viviendo de la renta del gol de Rubén y un Pucela que no conseguía conectar con Jaime Mata. El cambio de entrenador, hasta el descanso, no cambiaba nada. Normal tras cinco entrenamientos.

Paso al frente

Tras el paso por vestuarios el Real Valladolid cambió su guión. Ese dominio, controlado por el rival, del equipo local variaba las funciones. El control del balón en tres cuartos del campo daba un plus en los últimos metros. La conexión con Jaime Mata y, sobre todo, con Míchel Herrero, daba réditos a un Pucela que sí que comenzaba a probar a Diego Mariño. El partido caía sobre el lado local tras una variación en la ejecución pucelana de sus superioridades. 

Diego Mariño defendiendo una acción de la primera parte (Foto: A. Domingo).
Diego Mariño defendiendo una acción de la primera parte (Foto: A. Domingo).

El partido había cambiado su dinámica y Sergio entendió que su equipo necesitaba profundidad y verticalidad. Por ello, su primer cambio fue la entrada de Giannis Gianniotas. Sustituyendo a Luismi Sánchez, el Real Valladolid variaba su idea y su formación. Confirmaba su paso al frente. Dos perfiles contragolpeadores, velocistas y centradores controlaban el juego exterior. Llegado el momento de confirmar la mejoría, Sergio apostaba por un cambio muy ofensivo.

El efecto de esa primera permuta blanquivioleta coincidió con una fase de control del equipo rojiblanco. Con todo y en su intento de "agitar" el árbol y, en esta ocasión el partido, Sergio realizó su segundo cambio. La entrada de Toni Martínez intentaría dar un plus ofensivo a un Pucela que perdía fuerza. La efervescencia de su cambio perdía fuerza y Sergio reaccionaba ante ello.

Hasta el final

Con una doble referencia en ataque, Sergio González iba a por el partido. Desguarnecía parte de la zona defensiva pero asumía el riesgo. Debía ir a por el partido y cerca estuvo de sacarle rendimiento en los primeros instantes. Una gran intervención de Diego Mariño privó a Mata de su gol, de la misma forma que Cordero Vega eliminó la opción de un penalti claro provocado por Giannis Gianniotas. Así, el Real Valladolid afrontaba los últimos 10 minutos a tumba abierta mientras el Sporting de Gijón sufría para aguantar la renta obtenida en la primera parte.

Ese tanto en el segundo minuto del partido sería determinante para el transcurrir del partido y el debut de Sergio González. Pese al esfuerzo blanquivioleta, el balón no quiso entrar. Entre Mariño, Barba y Cordero vega cerraron las posibles vías de reacción de un Pucela que lo intentó hasta el final pero que murió por los mismos problemas que con Luis César. En 90 minutos el cambio fue mínimo. Normal. Sergio exige el margen que pidió en su presentación y, ahora, se entiende por qué.

CLICK PARA COMENTAR

Así vamos...
Segunda División PT PJ
7 Real Oviedo Real Oviedo 56 36
8 Granada Granada 55 36
9 Real Valladolid Real Valladolid 54 36
10 Osasuna Osasuna 53 36
11 Tenerife Tenerife 52 36
El Desmarque