Facebook Twitter Youtube
El Pucela se lo deja todo en El Molinón

Con la miel en los labios

Escrito por Ángel Velasco B.

Domingo, 12 Noviembre 2017 22:31
Facebook Twitter 39
Reportar vídeo Reportar

        
Sporting de Gijón
1
1
Real Valladolid
Goles

1-0 (4') - Stefan. 1-1 (75') - Luismi

Alineaciones

Sporting de Gijón

Mariño; Calavera, Alex Pérez, Barba, Canella; Moi Gómez (Rachid 83'), Bergantiños; Rubén (Carmona 77'), Isma, Santos; y Stefan (Pérez 82')

Real Valladolid

Masip; Antoñito, Deivid, Olivas, Nacho; Luismi, Borja; Toni (Mayoral 88'), Ibán (Plano 59'), Hervías (Míchel 72'); y Mata

Árbitro

Córdero Vega, del colegio cántabro

Tarjetas

Amarillas para Alex (24') y Calavera (27'), Santos (30') y Rubén (50'), por parte local, y Nacho (45') y Deivid (57'), Borja (68') y Toni (70'), por la pucelana

Incidencias

Estadio de El Molinón. 18.986 espectadores

Desde su primer día en el Nuevo Estadio José Zorrilla Luis César Sampedro ha hablado de cuentas. El míster gallego aseguraba desde su presentación que para estar en la zona alta de la clasificación, el equipo debe hacer puntos durante todo los meses. Las mochilas se pierden con mucha facilidad. Una competición tan igualada como LaLiga 1|2|3 te obliga a ganar siempre. La memoria de los puntos es muy breve y más para un Real Valladolid que antes del partido de Gijón sumaba un mes sin ganar.

Con esa previa, el duelo del Estadio de El Molinón no era una "final" pero sí un encuentro relevante y determinante para los intereses pucelanos. Con tantas semanas sin ganar, los blanquivioleta asumían el peso del partido en Asturias. La dureza con la que se esperaba el enfrentamiento obligaba a que el míster realizara cambios en el once, aquéllos que venía trabajando durante toda la semana. Dejando a un lado la apuesta por la cantera y la juventud, la entrada de Deivid RodríguezBorja Fernández aportaba experiencia, mientras que Pablo Hervías añadiría cierta electricidad y velocidad en el ataque.

Tres cambios para dar un plus al juego de un Real Valladolid que, tras dejarse todo sobre el césped del Estadio de El Molinón, no pudo sacar mas rédito que un empate. Remontando el tanto inicial de Stefan, los pucelanos hicieron todo para ganar el duelo pero Diego Mariño se empeñó en dejar un empate que si fue real en algunas fases del partido fue, también, por el acierto de Jordi Masip.

En definitiva, un partido de porteros que, muy posiblemente, no deja contento ni a un equipo ni a otro. Unos, los locales, por estar a merced del rival y a los otros, los pucelanos, por no conseguir la victoria.

Nueva desventaja

En la previa de este encuentro, Luis César hablaba de lo importante que es adelantarse en el marcador y, por el contrario, lo difícil que se pone un partido si te toca darle la vuelta. Dicho y sufrido. Sabiéndolo no lo pudo evitar y Stefan Scepovic anotaba a los cinco minutos de juego. El tanto del delantero serbio, iniciado a la espalda del costado izquierdo de la defensa pucelana, haría remar y mucho al equipo visitante. Pese a que los blanquivioleta reaccionaron con fuerza e ideas a la desventaja, el margen de error desaparecía a la primera de cambio.

Centro lateral y remate de Stefan libre de marca. Lo bueno tras ese tanto es que el Real Valladolid no le perdió la cara al partido. Buscaba la meta de Diego Mariño y proponía acciones ofensivas de nivel. Los de Sampedro estaban cómodos con el balón pero no tenían claridad en los últimos metros. El Sporting no sufría sin él pero generaba mucho peligro a los espacios. Las transiciones peligrosas eran locales y el miedo, visitante. Pese al dominio del balón, el Real Valladolid creaba menos sensación de peligro que el conjunto de Paco Herrera.

El poder del marcador en el mundo del fútbol es total. Los condicionantes del partido se apoderan del juego. Independientemente de la idea que lleva cada uno, un gol rompe esquemas, varía los pensamientos y condiciona las lecturas. En esta ocasión, el magullado era el Real Valladolid que, por quinto partido liguero consecutivo, debía buscar la remontada. Si no lo había conseguido en ninguno de los duelos disputados, El Molinón no parecía el estadio proclive.

El ejemplo claro

Con la ilusión y la exigencia blanquivioleta arrancaba el segundo tiempo y lo hacía bajo los mismos parámetros de los primeros 45 minutos. El mejor resumen de lo que había sido el partido en la primera hora se podía encontrar en el minuto 62. En una jugada de elevada posesión blanquivioleta y justo tras una gran jugada de Jaime Mata en el área local que no encontraba rematador, Stefan Scepovic pudo sentenciar el partido pero Jordi Masip salvaba la ocasión.

Ibán Salvadort, durante una acción de la primera parte en Gijón (Foto: LaLiga).
Ibán Salvador, durante una acción de la primera parte en Gijón (Foto: LaLiga).

Dentro de esa posesión blanquivioleta, el Sporting intentaba tapar líneas y lo conseguía hasta el punto de que Nacho Martínez buscaba un pase atrás. Esa acción dejaba solo contra Masip al delantero serbio. El duelo lo ganaba el portero blanquivioleta en una gran demostración delo que era el partido hasta ese momento. Mientras uno, el Real Valladolid, tenía el balón pero no las ocasiones, el otro, el Real Sporting de Gijón, no tenía el balón pero cuando llegaba al área, genera peligro. Mucho peligro.

Mandan los porteros

Minutos después de que Jordi Masip salvase al Real Valladolid, Diego Mariño lo hacía con el equipo local. Un saque de esquina, perfectamente rematado por Borja Fernández, era salvado por el exblanquivioleta. El portero salía ganador, como minutos después lo volvería a hacer Jordi Masip y como Mariño no pudo hacerlo en el minuto 76 tras un gran remate de Luismi Sánchez. El '6', de potente remate, igualaba el partido y dejaba el último cuarto de hora con la fuerza y la inercia de un Real Valladolid muy crecido en el juego para ese tramo final.

Con la motivación del empate, Borja Fernández volvería a rozar el gol pero, nuevamente, Diego Mariño evitaba el tanto. En una acción de saque de esquina provocada por una nueva intervención del portero local, el capitán blanquivioleta rozaba una remontanda que no llegaría.

Pese a que los pucelanos lo dieron todo en ideas y se desgastaron en empuje y desgaste sobre el césped, el empate era el máximo botín al que podían acceder. Una pena las condiciones del fútbol que llevan a que el Real Valladolid obtenga el mismo punto en El Molinón que en empates como ante el Club Deportivo Lugo o Reus Deportiu. Por entrega, fútbol, dominio del balón y ocasiones, nada tiene que ver unos partidos con otro.

CLICK PARA COMENTAR


 

 
Así vamos...
Segunda División PT PJ
5 Granada Granada 24 15
6 Rayo Vallecano Rayo Vallecano 24 15
7 Real Valladolid Real Valladolid 23 15
8 Sporting Gijon Sporting Gijon 23 15
9 Cadiz Cadiz 23 15
El Desmarque