Facebook Twitter Youtube
"El Real Valladolid está perdiendo el tiempo"

El surrealismo se instala en el Real Valladolid

Escrito por Ángel Velasco B.

Martes, 13 Marzo 2018 14:05
Facebook Twitter 10
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Luis César Sampedro, en una sesión (Foto: A. Domingo).

Cada semana que transcurre no salgo de mi asombro. Es más, éste aumenta. Luis César Sampedro lleva varias semanas sin ser ese entrenador que necesita el Real Valladolid. Futbolísticamente el equipo pide otro perfil. El Club lo sabe y ha estado varios días apresurado en la búsqueda de otro sustituto. Ha habido semanas en las que la idea de la destitución ha estado difuminada, pero, en otras, ha sido el tema principal del Nuevo Estadio José Zorrilla. Nano Rivas, primero, Joaquín Caparrós, después, Diego Aguirre, la semana pasada, y Sergio Lobera, en las últimas horas han sonado como sus sustitutos.

¡Surrealismo!

La situación es surrealista y demuestra lo ingrato que es el trabajo de entrenador. Qué difícil es para un profesional hacer su trabajo cuando sabe que nadie confía en él. Qué complicado resulta para un preparador diseñar una semana sabiendo que puede no terminarla, no por hacer mal su trabajo, sino porque otro diga que sí a su puesto. Qué angustioso es 'enfrentarse' a un vestuario consciente de que éste no es ajeno a la realidad y que conoce que estás en el Club porque no hay otro.

Lo que se está viviendo en el Pucela es surrealista. Es contraproducente para el Club, para el entrenador y para el equipo. El Real Valladolid no ha escondido nunca que está negociando con otros entrenadores. Lo hace con Luis César presente. Dicen que es parte del fútbol pero, también, parte de lo ingrato de una profesión de la que no se obtiene éxito por trabajar bien. Influyen otros aspectos que, en esta ocasión, están menospreciando a Luis César Sampedro.

CLICK PARA COMENTAR
El Desmarque